Contenidos
La COVID-19, de un día para otro, nos ha cambiado la vida y con ello, la manera de afrontar nuestro trabajo. Acostumbradas a tener contacto personal diario con el alumnado y con el profesorado, hemos tenido que dar una vuelta de tuerca a la formación para que pudiera dar respuesta a las distintas realidades y necesidades de nuestro alumnado, sin que esto supusiera una perdida en la calidad y calidez del aprendizaje,  una nueva forma de concebir la formación. ¿Qué formato nos iba a permitir seguir con la formación sin poder movernos de casa? La respuesta más fácil estaba en la Formación on line, con soporte de Teleformación.

 

En EDE Fundazioa desarrollamos cursos on line con el soporte de la Plataforma de código abierto Moodle. Esta plataforma nos posibilita facilitar al alumnado los contenidos en un formato descargable, proponerles tareas para reforzar los nuevos conocimientos y tener una comunicación fluida con el profesorado. La asincronía que nos posibilita la Plataforma Moodle (7 días a la semana, 24 horas al día) es importante para el alumnado que, en esta nueva realidad, necesitan conciliar la vida familiar.

Y para no perder la sincronía, nos hemos apoyado en otras plataformas de videoconferencias como Zoom y Teams, posibilitando la interacción entre el profesorado y el alumnado, sincrónicamente, aclarando dudas,

Pero no todo nuestro alumnado tenía los medios técnicos mínimos para poder seguir la formación con estas nuevas tecnologías, con lo que se les ha dotado de portátiles en algunos casos; de todo el material didáctico impreso, en otros; y se ha mantenido un contacto continuo por aplicaciones como Whatsapp y llamadas telefónicas de seguimiento y refuerzo.

Y todo esto, no hubiera sido posible si, tanto el alumnado como el profesorado y el equipo técnico, no hubieran aceptado el desafío de esta nueva forma de afrontar la formación durante el estado de alarma sanitaria.