corresponsabilidad_orekatuz_2
Miradas a la corresponsabilidad en los hogares confinados en tiempos de pandemia

Hemos pedido a algunas personas que nos compartan sus espacios domésticos en estos tiempos de confinamiento, para seguir cuidando y mimando la corresponsabilidad, para que crezca, se hinche y se ponga  jugosa como un buen bizcocho.

(Lee aquí la primera receta)

Bizcocho con pepitas de corresponsabilidad con txikis.

Esta es una receta especialmente pensada para el confinamiento con dos txikis menores de edad en casa.  Todo un reto para ama y aita (que además teletrabajan) pero también, se abren oportunidades para cuidar y para la corresponsabilidad.

Una de esas oportunidades es el bizcocho que os presentamos:

Ingredientes:

Además de todos aquellos ingredientes básicos de cualquier receta de corresponsabilidad, relacionados con las tareas habituales de la casa (limpieza, reparaciones, ropa, comidas, compras…), se añaden otros, cuando hay txikis de diferentes edades:

  • Recoger habitaciones, juguetes, papeles…
  • Peleas, rabietas, aburrimiento, frustración,…
  • Desacuerdo con las comidas
  • Horarios diferentes y cambiantes
  • Distintos ritmos y niveles educativos

 

Pasos: 

  1. Así pues, un día en el confinamiento comienza con ama y aita realizando su jornada laboral; el teletrabajo es un ingrediente con el que antes no habíamos contado para hacer el bizcocho así que, al principio, todo era incertidumbre.
  2. Más tarde, el mayor también se levanta y se pone con su ordenador para realizar los deberes y clases on line del día. A veces necesita algún apoyo y nos pilla sin tiempo, así que ama por la tarde le dedica un rato.
  3. Según avanza la mañana, la txiki de la casa se levanta y se complica la receta ya que tienes que ponerle más atención para que todo siga su buen camino. Hay que proponerle actividades, con unas gotas de creatividad, una pizca de amor y unas porciones de entretenimiento, esperando sea suficiente para continuar con el trabajo.
  4. Al mediodía, el aita prepara la comida, salvo que no llegue a tiempo si ha salido a trabajar y ama tenga que improvisar algo (aita siempre intenta dejar en estos casos, comida preparada con antelación).
  5. Se intenta que cada cual recoja sus platos (aunque siempre alguien se escaquea) y el mayor ayuda al aita con el lavavajillas (la enana dependiendo del día que tenga).
  6. Una vez termina la jornada laboral de la tarde, ama dedica un tiempo para las dudas del mayor o se consulta a aita. También, toca revisar los mensajes diarios del cole (y grupos whatsapp) para tener la información de las novedades y el contacto con profes.
  7. Si es necesario, aita se encarga de hacer la compra y ama juegos y dibujos con la peque.
  8. Si hace buen día, siempre viene bien un paseíto en familia para asentar bien la masa del bizcocho.
  9. Ya cuando oscurece, aita prepara la cena mientras ama se encarga del baño de la enana.
  10. Después toca acostarles; es un momento largo y complicado. Empiezan los dolores de todo, las ganas de fiesta, los muxus y abrazos mil…
  11. El fin de semana hay más tiempo para que al bizcocho le echemos un vaso de actividades en familia y para que ama haga limpieza de la casa, aita ponga lavadoras y txikis ordenen sus habitaciones (a su manera, claro).
  12. Cuando sacamos el bizcocho del horno, quizás su aspecto no sea tan bueno por los momentos de estrés y desencuentros, pero al probarlo tiene el buen sabor que deja la corresponsabilidad.

¡CUIDADO!

Para las dos recetas, importante supervisar bien el tiempo en el horno, no vaya ser que alguno de los ingredientes se queme demasiado…

No olvidéis que la corresponsabilidad no consiste en repartirse “el bizcocho” en familia; sino en inventar nuevas recetas con nuevos ingredientes y sin los desagradables y tóxicos mandatos de género establecidos.

Y si nos ponemos a innovar recetas, os sugerimos algunos ingredientes que harán el bizcocho de corresponsabilidad aún mejor:

  • Una cucharadita de esencia de un mejor Sistema Público de Cuidados
  • Ralladura de medidas de conciliación corresponsable desde las organizaciones que animen a los aitas a sumarse a la conciliación
  • Una pizca de teletrabajo con control tanto de ama como de aita
  • Decorar con “los hombres también tenemos el 100% de la responsabilidad del cuidado”

Orekatuz / Comisión Igualdad de Mujeres y Hombres