Noticias
Gizatea, Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, a la que pertenece Suspertu ha presentado su Memoria Social 2019 en el que se destaca que el empleo de personas en situación de vulnerabilidad en 2019 ha aumentado un 19%, manteniéndose la tendencia positiva de los últimos 4 años. El 63% de las personas trabajadoras de las empresas de inserción social, que han finalizado su itinerario en 2019, se han incorporado al mercado laboral ordinario. El empleo de personas en situación de vulnerabilidad ha aumentado un 19% en 2019: 836 personas trabajadoras en empresas de inserción o 1.368 empleos en total si sumamos los empleos ordinarios. 

 

MªJosé Rodrigo, presidenta de Gizatea ha indicado que “detrás de estas cifras hay personas y la tendencia positiva en la creación de empleo para las personas con más dificultades que se ha producido en los últimos 4 años supone una mayor inclusión y cohesión social. El apoyo al sector por parte del Gobierno Vasco es clave y se hace especialmente necesario en la coyuntura actual de crisis sanitaria provocada por el COVID19 y de incertidumbre sobre la evolución a medio plazo de la economía y el empleo”.

GIZATEA–Asociación de Empresas de Inserción del País Vasco, agrupa a 43 empresas cuya finalidad es generar oportunidades de empleo para personas en situación o riesgo de exclusión social. Estos datos, por cuarto año consecutivo tras los años más duros de la crisis de 2008, muestran una clara evolución positiva en los principales indicadores económicos y sociales.

Estas empresas generaron, en 2019, 1.368 empleos, de los cuales 836 (61%) fueron empleos de inserción siendo el año que más empleo de inserción se ha generado. El conjunto de empresas socias de Gizatea son un referente en al ámbito estatal, concentrando más del 25% del empleo de las empresas de inserción del Estado.

Además, un elemento diferencial de las empresas de inserción respecto a otros instrumentos de las políticas activas de empleo y otros mecanismos de lucha contra la pobreza radica en que no consumen recursos económicos a fondo perdido, sino que la inversión pública produce un retorno a la sociedad tanto a nivel fiscal (vía impuesto de actividad económica, IRPF) como económico (reduciendo el número de personas en desempleo que reciben prestaciones y dinamizando la economía) y en términos de cohesión y justicia social. Así, en 2019 el retorno por puesto de inserción fue de 8.970,43 €. En términos globales, el retorno por el conjunto de puestos de inserción en las empresas de inserción vascas asociadas a Gizatea durante 2019 fue de 2.593.268,71 € euros