buen_trato
A lo largo de este 2021 se espera la aprobación de Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia. Y con ella se presenta una oportunidad de mejorar la calidad del trabajo educativo que venimos haciendo espacialmente en la Educación no formal.

Más allá del necesario cumplimiento de la Ley, creemos en la necesidad de apostar por la Protección de los y las menores frente a cualquier tipo de violencia que puedan sufrir e ir un paso más allá, fomentando en los espacios de Tiempo Libre el Buen Trato. Debemos Educar en el Cuidado mutuo (autocuidado, dejarse cuidar, cuidar a los demás, y cuidar del entorno social, natural y virtual).

 

Trabajar en clave de PREVENIR, DETECTAR, ACTUAR y ACOMPAÑAR.

 

La apuesta por el BUEN TRATO no es algo puntual, habla de lo que somos, debe ir en nuestro ADN y desde el trabajo con los Ecosistemas, con las comunidades Educativas y sociales de las que formamos parte.

No se trata de inventar nada nuevo, se trata de ampliar nuestra mirada, de resaltar, poner en valor el trabajo que venimos haciendo en el acompañamiento y construcción de las personas y la sociedad (la participación, el protagonismo, la facilitación de experiencias, la escucha… de los y las menores), y modificar las prácticas inapropiadas en el trabajo con la infancia, acompañando a las diversas entidades y agentes que están en esta tarea.

Desde esta perspectiva, en el último año venimos desarrollando acciones y actuaciones como EDE Fundazioa y destacamos el trabajo que hemos realizado para Euskalerriko Eskautak Bizkaia en la elaboración de su protocolo de protección contra la violencia y la jornada que celebramos el pasado 27-28 de marzo “Babesten: Espacios Educativos – Espacios Protegidos. Apostamos por el buen trato”.